Todos sabemos lo que se siente estar estresado. Lo que no sabemos, o bien no notamos, es la tremenda conexión entre los estados de estrés y la salud bucal.

Aquí te contamos algunos de los problemas que nos puede acarrear en la salud bucal el llevar un estilo de vida demasiado estresante, o bien, no hacernos cargo de este factor en nuestro día a día. Las alteraciones pueden ir desde algunas enfermedades hasta problemas inmunológicos.

Esta es la razón por la que un lavado dental seguro y prácticas que ayuden a la disminución del estrés pueden ser grandes aliadas. Sobre todo cuando nuestra boca es hogar de millones de bacterias. Puede sonar sorprendente, pero hasta 100 mil millones de bacterias viven en la boca. Algunas son buenas y ayudan a proteger dientes y encías. Otras, son dañinas, y pueden contribuir a problemas dentales como el mal aliento y la enfermedad de las encías. De hecho, 80 millones de bacterias pueden compartirse en un beso.

Desde Biorigen recomendamos 2 prácticas para unir un correcto aseo dental y bucal, junto a espacios para disminuir el estrés y mantener una salud oral integral:

1. Mindfulness: el mindfulness es la capacidad de prestar atención al momento presente de manera intencionada y sin juicios. De este modo, la mente puede enfocarse completamente en lo que se está haciendo, momento a momento. Una buena manera de practicar es justamente lavando los dientes, pero en plena consciencia. Es decir, poniendo especial atención en cada movimiento y sensación, y no hacer nada más que limpiar los dientes y la boca. Si hay distracciones, solo hay que regresar la atención al cepillo y a la boca. Serán los mejores tres minutos de tu día.

2. Hacer funcionar el cerebro: ¿Qué tal si intentas lavar tus dientes con la otra mano? Si eres diestro, usa tu izquierda. Y si eres zurdo, usa la mano derecha. Verás que es más difícil, pero te permitirá trabajar nuevas partes de tu cerebro y construir nuevas conexiones neuronales.

Deja un comentario