En la actualidad existen numerosas alternativas amigables con el medioambiente y libres de plástico para la higiene en general, y también para higiene y salud bucal. El baño y la higiene corporal se transformaron en los lugares y cambios más simples para comenzar una vida más sustentable y ecológica.

Con todas las alternativas sustentables presentes, como cepillos dentales de bambú – incluso en sus versiones eléctricas y con cerdas de aceite de risino – y pastas dentales sin contaminantes ni plástico en sus empaques, resulta sencillo iniciar una transición.

Pero hay razones más poderosas – y milenarias – para rechazar el plástico en la higiene bucal. Aquí te las contamos.

1. Microplásticos:

Las pastas dentales, y otros productos, traen microperlas en su composición. Estas son pequeñas bolitas de plástico, que debido a su ínfimo tamaño, viajan por los drenajes y pasan por los filtros de la mayoría de plantas de tratamiento de aguas, llegando al ambiente y a nuestros mares. Absorben toxinas del agua y son consumidas por gran cantidad de vida marina, y finalmente, también por los seres humanos

2. Demasiados cepillos plásticos:

Cada persona utiliza en su vida al menos 300 cepillos dentales, equivalentes a 5 kilos de plástico puro. Esto considerando un promedio de vida de 80 años por persona, y que los cepillos de dientes plásticos pesan en promedio 18 gramos y tienen una vida útil de 3 meses.

Una persona puede producir 5 kilos de plástico, que van directo al vertedero, solo en la cantidad de cepillos dentales que usa a lo largo de su vida.

3. Toneladas de plástico en Chile:

Considerando esos datos, solo en Chile se desecharían más de 70 millones de cepillos anualmente, o sea, unas 1260 toneladas de plástico proveniente solo de estos utensilios.

4. Sin gestión de residuos:

En Chile, Según Informe del Estado del Medio Ambiente (IEMA) 2020 se recicla menos del 1% de la basura producida diariamente por persona, y solo se gestiona un 6% del plástico.

5. El primer cepillo aún existe:

El primer cepillo dental plástico fue creado en 1940 aproximadamente, luego del inicio y crecimiento explosivo de la industria del plástico. Este material tarda entre 400 a 1000 años en descomponerse. Por tanto, el primer cepillo dental plástico creado en el mundo aún está en algún lugar del planeta.

Deja un comentario